jueves, 6 de julio de 2017

La reunión entre Macri y la británica May será breve, pero a solas e informal

Cumbre del G20

El Reino Unido quiere avanzar en la relación bilateral.

Por María Laura Avignolo para Clarín

La británica Theresa May.
“Una conversación informal estructurada”. Así definen sus organizadores al próximo encuentro entre el presidente Mauricio Macri y la primera ministra conservadora británica Theresa May, que se concretará esta semana en el marco de la cumbre del G20 en Hamburgo, Alemania.

Las conversaciones para el encuentro bilateral se iniciaron dos meses atrás para revertir el enredo semántico de la reunión entre ambos de septiembre pasado, en la Asamblea General de la ONU, en Nueva York.

“Un encuentro al pasar” o “brushing pass”-como les gusta decir a los británicos- que podría realizarse el sábado próximo a las 10 de la mañana, tras el final del G-20 en Hamburgo, aunque no se descarta que sea el viernes.

No estará sentada delegación frente a delegación sino que será un diálogo a solas, como el del presidente Macri con el ex primer ministro conservador británico David Camero en Davos.
Maurico Macri.

La reunión entre Macri y la británica May será breve, pero a solas e informal

Cualquier discusión sobre el Atlántico Sur o disputa de soberanía sobre las islas Malvinas estará protegida por el “paraguas” o “umbrella” , que instalaron los acuerdos de Madrid de 1989.

Argentina va a argumentar que está dispuesta a discutir el tema cuando quieran. No es necesario insistir. La posición se apoya en las resoluciones de Naciones Unidas, que exigen una negociación por las islas.

Pero los británicos prefieren positivizar la agenda y avanzar en la relación bilateral, en pleno proceso del Brexit. Aunque no lo digan ni puedan admitirlo públicamente, buscan acuerdos de libre comercio con Argentina y el Mercosur, que no pueden debatir hasta que el divorcio europeo no haya concluido.

El Reino Unido ha decidido apoyar a la Argentina en la presidencia del G20 y en la OCDE.

Aunque consideran que el camino será largo, hasta que Argentina consiga los estándares necesarios para ser parte de este organismo de transparencia, con sede en París y del que el presidente Macri ha decidido ser parte.

La policía avanza ayer con cañones de agua con el objetivo de dispersar a un grupo de manifestantes que bloqueaba una calle e impedía el tránsito de vehículos en Hamburgo, Alemania, antes del comienzo de la cumbre del G20.

Más que la agenda, lo que le preocupa a los británicos es “qué se comunica y cómo”, según una fuente consultada.

Lo necesitan internamente, especialmente de cara a los isleños. No quieren exponerse, cuando la posición política de Theresa May es de extrema fragilidad en medio de las negociaciones del Brexit, que pueden perjudicar la situación económica de las islas por los beneficios que tenían como parte de la UE.

Los vuelos a las Malvinas van a ser un tema que los británicos quieren discutir con el presidente Macri porque lo están pidiendo los isleños. Macri debe estar bien preparado para una respuesta. El interés de los isleños por los vuelos es una cuestión que debe ser resuelta por el Parlamento argentino o el Gobierno decidirá si quiere usar la vía del decreto para acortar los tiempos.

Comercio, ciencia y tecnología,inversiones a través de los fondos de inversión serán parte de la agenda. Los británicos buscan “una reunión cordial, con énfasis en la declaración conjunta del 13 de septiembre”.

El encuentro con Mauricio Macri será una reunión que no va a durar más de 20 minutos.

Surgió naturalmente por el rol que Argentina va a tener en la presidencia del G20 y por el estado de la relación, que trata de avanzar en las cuestiones concretas y no en las diferencias.

Hubo interés británico en encontrarse con el presidente de la Argentina -el país será el próximo presidente del G20- cuando el reino ha iniciado su divorcio de la Unión Europea, aunque quiere permanecer en los otros organismos internacionales.


Cumbre del G20 del año pasado.

Los británicos técnicamente no pueden hablar del acuerdo de comercio pero si de la complementariedad de ambas economías y de fomentar, en ese sentido, las inversiones hacia Argentina y el Mercosur.

Si antes no reemplaza a la primera ministra Theresa May en su cargo como premier “caretaker” , el Chancellor de las finanzas británico Philip Hammond estaría llegando a la Argentina el 1° de agosto para una visita de 48 horas.

1 comentario :

  1. Me huele que la veterana lo va a apurar a Macri para sacar todas las ventajas posibles, para UK por supuesto. Esta mujer quiere que nos bajemos los calzones sin costo alguno para los británicos. De soberanía, nada se hablará, de negocios si.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...