martes, 27 de junio de 2017

La "Vikinga" de la Armada: por primera vez en la historia, una mujer controla buques desde el aire

Se llama Moira Daniela Britos Escudero, tiene 28 años y es oficial de control operativo.
La "Vikinga" y el B200, contra la pesca ilegal en aguas argentinas. (Foto: Mario Quinteros)

Eso dice, en el aire y sobre el Mar Argentino, la marplatense Moira Daniela Britos Escudero, la primera mujer que se convirtió en oficial de control operativo (OCO) desde que se creó la Aviación Naval argentina el 11 de febrero de 1916.

A los 28 años, como parte de la Escuadrilla Aeronaval de Vigilancia Marítima (EA1V) en la base de Punta Indio, combate la pesca ilegal que hacen buques extranjeros (sobre todo chinos, coreanos, taiwaneses y españoles) en nuestras aguas, dentro de la llamada Zona Económica Exclusiva o "milla 200": los 370 kilómetros contados desde la costa.


Cuando los pilotos hacen contacto visual, a unos 30 segundos del objetivo, comienzan a descender de 10.000 pies (alrededor de 3.000 metros) a 300 pies (90 metros). Y cuando están por pasar encima, “Vikinga”, tal su nombre de guerra, pide: “Atención, atención”, y se le saca una foto al pesquero infractor.

─Top, top, top ─dice el copiloto, para marcar la posición exacta.

Esto sucede durante el segundo operativo en el que interviene "Vikinga" desde que logró su habilitación el 26 de mayo último. Clarín estuvo en ese vuelo.

Ella no ve nada fuera del avión: está sentada en la parte de atrás del Beechcraft 200 Super King Air (B200), de costado y frente a una pantalla.

Pero es la que manda: crea la parte táctica, que es el corazón de la misión. Tiene que tomar decisiones más allá del piloto y el copiloto, que se encargan de la seguridad aérea.
A este lo detectaron con el sistema de identificación apagado. (Foto: Mario Quinteros)

“Es la primera vez que tengo personal femenino ─le comparte a Clarín el capitán de fragata Gabriel D'Alessandro, líder del equipo─. Si bien ella no pertenece a la escuadrilla, la tenemos adoptada."

A principios de junio "Vikinga" tuvo su estreno como oficial de control operativo. Fue una vigilancia de tráfico marítimo en Ushuaia: 4 horas y media de vuelo mirando un GPS de tecnología militar, lo cual requiere entrenamiento y una exigencia física extra para no marearse.

“Todos me decían: 'Quizás te descomponés', y yo les decía que no, que en los buques no me pasaba ─cuenta "Vikinga"─. Bueno: aterricé transparente. Y eso que no estaba mirando la pantalla; simplemente estaba de costado, en mi posición."

Ahora tiene la capacidad de recuperarse enseguida, apenas detecta que se está mareando.

“No siempre tenés el cuerpo igual. Quizás ese día el avión se movió o giró más y eso te descompone. Pero hay que seguir. No parás: eso te lo da la práctica”, dice y hace el gesto firme con la mano marcando hacia adelante.

Hay un truco y ella se lo mostró a Clarín antes del operativo hasta la Bahía de Samborombón: tratar de girar el cuerpo lo más posible hacia el frente durante el despegue.

Sin embargo, se complica con el cinturón de seguridad abrochado de costado y el enorme chaleco de supervivencia SV2, que se agarra desde las piernas y tiene kit de primeros auxilios, espejo, un pequeño tanque de oxígeno, cuchillo de guerra y salvavidas LPA 2.

Ya en vuelo, una ayuda extra es mirar hacia la cabina -esquivando las cabezas de 2 tripulantes, el piloto y el copiloto- hasta fijar la vista en la línea del horizonte: “Igual ─bromea─, todos llevamos bolsitas".
"Vikinga" dirige la táctica en los operativos contra la pesca ilegal. (Foto: Mario Quinteros)

Otro código que dice "Vikinga" es “Duende sin correlación AIS”. Quiere decir que ve un buque en el radar pero que tiene apagado el Sistema de Identificación Automática: es decir, no informa qué barco es, su posición y qué hace en la zona.

Al escuchar esa indicación de la oficial de control operativo, el comandante cambia el rumbo y la nave desciende para identificar al infractor, que luego deberá explicar por qué no tenía encendido el AIS.

En esta época del año la zona de mayor interés para la pesca ilegal está en el sur, principalmente en el “lateral Trelew”, provincia del Chubut.

Ahí se da la mayor concentración de buques poteros: de 200 a 300 barcos que desde un vuelo nocturno forman como una ciudad de luces sobre el Mar Argentino, porque con sus reflectores atraen a los calamares Illex argentinus (de 30 centímetros, viven 2 años).

No es lo que parece: son decenas de naves extranjeras cometiendo delitos. (Foto: Daniel Feldman)

La depredación se da por el sistema de postas: un centenar de líneas con anzuelos, que suben y bajan y enganchan a los calamares que se acercan a la luz. Y de paso también atrapan otras especies que pueden estar en veda.

Además, esos buques tienen una capacidad de carga inferior a 100 toneladas. Entonces guardan la vaina del calamar y tiran el resto. Por cada tonelada que ganan, vuelve otra al mar y lo contaminan.

Cuando no hay vigilancia de la Armada, los buques entran a la milla 200 y provocan pérdidas millonarias al Estado nacional.

Otra responsabilidad de la escuadrilla de "Vikinga" es el denominado SAR, por "search and rescue": búsqueda y rescate. Ella dispone.

"Si no soy precisa al hacer los cálculos, puede que se pierdan vidas", dice la mujer, que también es la jefa de la Estación de Comunicaciones de Punta Indio.

El 17 de junio último, 2 días después del vuelo que Clarín compartió con "Vikinga", el pesquero de argentino Repunte se hundió frente a las costas de Rawson (Chubut).

Hasta ahora hay 3 muertos y 2 marineros rescatados. El 22 de junio el B200 de la Escuadrilla Aeronaval de Vigilancia Marítima se sumó a la búsqueda de los 7 tripulantes que permanecen desaparecidos.

Piloto, radioperador, oficial de control operativo, copiloto, fotógrafo y radarista. (Foto: Mario Quinteros)

Las Fuerzas Armadas se dividen en oficiales, suboficiales y tropa. En la Marina los oficiales tienen 3 categorías: superiores (almirante, vicealmirante, contralmirante, comodoro de marina, capitán de navío), jefes (capitanes de fragata y de corbeta) y subalternos (teniente de navío, teniente de fragata, teniente de corbeta y guardiamarina).

"Vikinga" es "la teniente de corbeta Britos".

Ojos claros, rubia con claritos, mide 1,75: traslada la firmeza del cuerpo a su voz poderosa.

Una mujer cálida: con aritos de perla, rímel y un gloss rosado en los labios que abrillantan sus brackets y la hacen parecer más chica.

Una mujer dura: que aguanta la distancia y representa a un género que -muy de a poco- se va colando entre tanto verde militar masculino.

Aún le falta para alcanzar a María Inés Uriarte, quien en 2015, con 61 años, se convirtió en la primera mujer que llegó a contralmirante en la historia naval argentina.

"Cuando el curso de operador de control operativo ya estaba avanzado, me dijeron: '¿Sabés que sos la primera?'. Porque no había habido comunicantes mujeres que hayan pedido el curso o se les haya dado la oportunidad de pedirlo. Fue un toque de color. Está bueno que se difunda para que todas sepan que lo pueden hacer”, señala "Vikinga".

Seria para la foto, sonriente para su vida en la base. (Foto: Mario Quinteros)

En la Escuadrilla de Trelew ya otra mujer comenzó a hacer el mismo curso.

“Estar rodeada de hombres, que sea un ambiente netamente masculino, no es un problema para mí. Las mujeres nos integramos muy bien a la Armada y aprendimos a trabajar a la par. Hacemos lo mismo ─afirma 'Vikinga'─. Ha costado un poco en el ámbito de camaradería. Como si entrás en un vestuario después del fútbol: hay mayoría de hombres y surgen más temas de hombres. Pero muchos se han ido acostumbrando."

Las mujeres entraron en la estructura de las Fuerzas Armadas a principios de los 80, entre el desembarco en Malvinas y el inicio de la democracia, y a finales de los 90, cuando terminó el Servicio Militar Obligatorio y se incorporó personal femenino al Cuerpo Comando (no sólo al profesional).

Además, a partir de 2006, durante el kirchnerismo se implementaron políticas de género en el Ministerio de Defensa liderado por Nilda Garré.

El hito fue la resolución 849, que eliminó la prohibición del acceso o la permanencia en instituciones de educación militar para mujeres embarazadas, en período de lactancia o con niños.

Según datos oficiales que procesó la Oficina de Políticas de Género del ministerio en 2014, de las mujeres en formación militar 585 eligieron la Armada, 384 el Ejército y 9 la Fuerza Aérea, que históricamente es menos permeable a la cuota femenina.
"Vikinga", dando la información en el prevuelo. (Foto: Mario Quinteros)

En la base, "Vikinga" tiene una compañera comunicante y una radarista. Y además menciona a oficiales del escalafón profesional: “una contadora, una abogada, una odontóloga y una bioquímica”.

“Siempre somos menos de la mitad. O un tercio. Pero el número va aumentando. Se van animando más ─dice─. En mi promoción egresamos 60 y éramos 14 mujeres.”

La primera promoción "con femeninas" de la Escuela Naval tuvo 4 mujeres.

En Punta Indio "Vikinga" vive en la casa de oficiales. Tiene un camarote para ella sola. Viaja a Mar del Plata, su ciudad natal, una vez al mes. Y no está en pareja.

“Es difícil que un hombre entienda todas estas cosas. Igual prefiero uno civil", dice.

Las guardias duran una semana. Pilotos, radaristas, vigías y oficiales de control operativo saben que durante ese lapso no pueden estar a más de una hora de la base. Por ejemplo: ante una alarma de búsqueda y rescate, en 2 horas deben estar en el aire.

Antes se prepara un prevuelo (o briefing) y "Vikinga" también es protagonista: da la información que pasa Operaciones y la meteorología, mientras los mecánicos preparan la nave.

Alta en el cielo, anclada en el mar
Ahora anda en aviones, pero ella quiere estar al frente de un barco.

“Me voy a llevar el conocimiento de control operativo desde el aire y así servir como integración entre la aviación naval y los buques. Porque si bien somos todos de la misma fuerza, trabajamos en ámbitos separados y cuesta un poco mirar al costado y ver qué necesita el otro”, dice.

Los traslados en la Marina se dan cada 2 años, según la necesidad de cada unidad. Pero en el caso de "Vikinga", necesita cumplir millas navegadas para comandar un buque.

No se sabe su destino. Tal vez sea la base naval Puerto Belgrano, en el distrito de Coronel Rosales, cerca de Bahía Blanca. Ella puede elegir su preferencia, pero la Armada decide.

Sobre su nombre de guerra, “Vikinga” aclara: “No lo elegís, te lo asignan”. Los instructores de la Aviación Naval los ponen, sólo a los tripulantes.
"Soy un pato: un poco en el aire, un poco en el agua." (Foto: Mario Quinteros)

Cree que por su altura y la blancura de su piel -tiene ascendencia irlandesa- quizá la vincularon a la imagen de una guerrera nórdica.

Pero le da una vuelta más al apodo que le asignó el comandante D'Alessandro (alias “El Nono”): “Como voy a ser punta de lanza para un montón de cosas, calculo que también por ese lado va el sobrenombre. Y me gustó".

Nadie de su familia siguió la carrera militar. Conoció el mundo de la Armada en jornadas de puertas abiertas en la base marplatense.

Fue, vio, le gustó y hoy es la teniente de corbeta Moira Daniela Britos Escudero, la primera oficial de control operativo en la historia de la Aviación Naval. La "Vikinga".

Por Emilia Vexler para Clarín

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...