sábado, 3 de junio de 2017

En Libia, cada vez se venden más armas en línea, en tiendas y en Facebook

Por: Thomas Gibbons-Neff - The Washington Post

Venta de armas ilícitas en Libia. Foto cortesía de Armament Research Services, via ARES, 2016.

Desde 2011, Libia se ha convertido en un centro de venta de armas ilícitas, muchas del cuales se realizan mediante las aplicaciones de mensajería y las redes sociales, según un informe que rastreó más de 1.300 intentos de ventas en línea de 2014 a 2015.

Publicado por Small Arms Survey, con sede en Ginebra, utilizó la información que recolectó y analizó el grupo de Servicios de Investigación de Armamentos. Aunque sus autores dicen que es solo una pequeña fracción de la venta de armas ilícitas en Libia, el informe destaca la tendencia creciente del comercio.

En 1.346 ventas rastreadas se encontraron armas de 26 países, incluyendo Estados Unidos, China, Bélgica y Turquía.

"Mientras que las operaciones en línea parecen representar solo una pequeña proporción de comercio de armas ilegales en Libia, su anonimato relativo, su baja prevención de entrada y su naturaleza de distribución son probablemente retos únicos para las autoridades y las operaciones de vigilancia de embargo", dijo en un correo electrónico Inc Jenzen-Jones, director de los Servicios de Investigación de Armamentos.

El año pasado, con los datos preliminares de partes de este documento de trabajo de Small Arms Survey The New York Times informó que los grupos radicalizados y terroristas usaban redes sociales como Facebook para traficar desde armas pequeñas hasta misiles antiaéreos en Libia, Irak, Siria y Yemen.

La compañía de redes sociales prohibe la venta de armas y pide a los usuarios que denuncien las páginas involucradas en estas transacciones. Como muchos grupos son secretos o cerrados al público, suelen reunir a miles de miembros y operan durante meses antes de que se las cierre. Facebook no respondió a una petición para comentar.

Los grupos hacen pocos esfuerzos por ocultar la naturaleza de sus páginas, de acuerdo con el informe. Utilizan fotos de armas y nombres como —ya retirado— "El mercado libio de armas de fuego". Cuando se cierra un grupo, dice el texto, los miembros principales usualmente abren otra cuenta y rápidamente reanudan el comercio.

En su mayoría las transacciones documentadas son de vendedores individuales, aunque algunos de ellos son sucursales en línea de tiendas de armas físicas de Libia. El informe, además del monitoreo de los grupos, se basa en entrevistas a ocho "fuentes confidenciales" que proveen perfiles del tipo de libios involucrados en el mercado de armas ilícitas. Siete de ellos son menores de 35 años y la mayoría utiliza la venta para complementar sus ingresos. Al menos uno lo hace —pistolas belgas principalmente— para pagar su educación.

Un ingeniero que vive en los suburbios de Trípoli, citado en el texto como "Fuente confidencial 7", dijo a los autores que, aparte del mercado en línea, las armas son fáciles de adquirir. "Con tan solo algunas llamadas puedes conseguir un arma de fuego desde una 9 milímetros hasta un rifle", dijo la fuente.

De 1992 al 2003 Libia estuvo bajo un estricto embargo de armas por parte de las Naciones Unidas luego que sospecharan que el país participó en el ataque de Lockerbie, en Escocia, en 1988, y el derribo de un avión francés sobre Níger en 1989. Según el informe, la mayoría de las armas documentadas en el comercio en línea son de la era preembargo; sin embargo, algunas —incluyendo las posibles armas encubiertas suministradas al régimen de Moammar Gadhafi— también han aparecido en los grupos de las redes sociales.

Según el informe, las armas cortas prevalecieron en la información debido al deseo de los libios de poseer armas ocultas. Sin embargo, estipula que las pistolas fueron "representadas desproporcionalmente" en comparación con la mayoría de las armas en el mercado libio de armas pequeñas. Más de 60% de los rifles de carga automática documentados eran variantes de Kalashnikov, mientras que 14% eran fusiles FAL de fabricación belga.

El informe documenta tres misiles antitanques franceses MILAN, probablemente de un contrato de Gaddafi en el 2007; también dos rifles alemanes Heckler y Koch, llamados G36, aparecieron en los datos. Los números de serie de los rifles fueron removidos y reemplazados por una secuencia numérica que no coincide con el formato del fabricante y, de acuerdo con Heckler y Koch, la compañía nunca envió armas de ningún tipo a Libia bajo el mando de Gaddafi.

Después de la revolución libia, y de la intervención de la OTAN en el 2011, los depósitos de armas altamente controlados bajo el régimen de Gaddafi fueron saqueados y la región se inundó con decenas de miles de armas pequeñas, incluyendo misiles tierra-aire que se disparan desde el hombro. Aparte de los mercados de armas en línea, las armas han aparecido en zonas de conflicto a través de Oriente Medio y el norte de África.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...